Pulpi, el placer de mis fantasias y la silicona

Miércoles, justo el ecuador de mi semana laboral. Sienta muy bien pensar que ya no queda nada para disfrutar del fin de semana. Haber regresado a Tenerife es una alegría porque puedo disfrutar más a menudo de la compañía de mis amigas, tomarnos unas cañas y hablar sin parar en cualquier terraza de la ciudad; conocer nuevas personas y sitios o, simplemente, salir a desconectar con la naturaleza.

Recibí una llamada de las tiendas SexBoutique para que me pasara por el local de La Laguna ese mismo día sobre las 12; ya que la gerente quería charlar conmigo por alguna razón que desconocía.  Por supuesto nos hemos reunido varias veces (si no, cómo ibas a escribir en este Blog) pero después de darme carta blanca para plasmar aquí todo lo que me viene a la cabeza y tener la siguiente reunión programada para la próxima semana, me quedé un poco intrigada.

Llegué a la tienda de Herradores sobre las 12:15 y la gerente me recibió con los brazos abiertos. Tuvimos una breve charla sobre el tiempo, algo muy típico estando en La Laguna;  y fui directa a lo que me interesaba ¿Por qué quería verme? ¿De qué quería hablarme? Pues nada más y nada menos para mostrarme una nueva línea de productos en sus tiendas, la cual me dejó fascinada por ser BBB (Bueno, bonito y barato). La marca se llama Adrien Lastic y, aunque yo conocía algo de ella, tenía unas novedades impresionantes.

Casi todos sus juguetes venían ahora de batería, lo cual era una maravilla para ahorrar en pilas y la mayoría de ellos son con control remoto, así que, te facilita el trabajo de cambiar las velocidades del aparato sin necesidad de quitar el juguete de donde lo tengas. Además son todos de silicona médica, lo que garantiza que no nos producirá irritaciones ni alergias en la piel. Sus diseños son de líneas limpias y tienen un punto entre simpático y elegante que cautiva incluso al más exigente.

-¡Me gusta todo!- Dije emocionada

-No me extraña Valentina, son una pasada. Mira este tiene…- Y cogió uno de los juguetes de muestra,  comenzó a explicarme su funcionamiento y de ahí pasamos al siguiente, y al otro, y al otro…

En medio de la conversación entró una pareja que quería ser asesorada, por lo cual me retiré un poco. Saqué el móvil, me metí en el chat de mis amigas y les mandé fotos con todas las novedades mientras ponía emoticonos de caritas traviesas.

Silvia: ¿Dónde estás?

Yo: En SexBoutique de Herradores.

Nuria: ¡Valentina! Si es que no paras eh…

Silvia: Estoy en la Milagrosa, ya mismo voy a dar contigo. Tardaré diez minutos.

el resto se lamentó por no estar cerca o no poder acercarse en ese momento. Hubo muchas risas y sobre todo preguntas. Yo con el cachondeo les mandé incluso vídeos de los aparatos en movimiento.

A los diez minutos aproximadamente, llegó Silvia.

-Tía, yo no podía perderme esto ¡Tenía que verlo!- Dijo nada más verme.

– Y ¿Por qué crees que les envié las fotos? Me parecen una pasada estos aparatos. Mira, el que más me llama la atención es este.

La asesora ya desocupada, vino a mostrarme este estimulador de clítoris tan gracioso.

El juguete me dejó boquiabierta. Su silicona tan suave, su forma tan simpática y, voy a reconocerlo también, su potencia con diferentes ritmos, me conquistó al minuto uno.

-¡Me encanta!- Dije sonriéndole a mi amiga Silvia, a la cual casi se le salieron los ojos de las orbitas al ver la velocidad del aparato. -¿No te parece una monada?

-Pero… ¿En serio algo puede coger tal velocidad?- Preguntó asombrada.

-Bueno mujer, la velocidad la eliges tú ya que tiene diferentes ritmos e intensidades. Lo mejor de este juguete es que es de batería además de silencioso, lo que te ahorras estar pendiente de si tienes pilas en casa o no.- Respondió nuestra asesora entusiasmada también.

-Claro Silvia- Respondí- Estas cosas siempre suelen tener un regulador de potencia. Que sea de batería es un puntazo, no sabes la de veces que he tenido que salir de casa “a medias”  a por pilas.

-¿Este es el que más te gusta?- Me preguntó la asesora señalando a CARESS.

-Sí, es el que más me llama la atención.- Respondí.

-Pues toma, este es para ti. La firma SexBoutique te lo regala para que así puedas convertirte en la probadora oficial de nuestros productos.

-¿De verdad?- Pregunté visiblemente entusiasmada.

Estuvimos cinco minutos más allí compartiendo una charla agradable entre las tres y me llevé para mi colección a CARESS, al cual he rebautizado como Pulpi.

Fui con silvia a por unos montaditos y unas cañas, Silvia es muy divertida y nos reímos mucho, pero tenía a Pulpi guardadito en el bolso deseando salir a jugar y mi deseo inmediato era llegar a casa lo antes posible.

-Voy al baño. Llevo haciéndome pis un rato.

-¿Pis eh? Claro, claro… Como si no te conociera ya Valentina.- Respondió Silvia con cara pícara.

Apresurada, colgué el bolso en la puerta, me baje el vaquero junto con las braguitas rosas, me unté un pelín de saliva en el clítoris y abrí la caja de Pulpi sin miramientos. Saqué el móvil del bolso y mientras con una mano me estimulaba, con la otra grababa en primer plano un sugerente e interesante video con dedicatoria incluida.

¿Adivinan a quién le hablaba en el video? Los dejo imaginando…

Besos húmedos para todos.
¡Muacks!

Valentina Cross - SexBoutique - Tienda Erotica - SexShop

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

replicas de relojes replicas relojes replicas Panerai

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies