El olor de Matías

En estas fechas,  me gusta estar perfecta. Peluquería, manicura, cuidado de la piel… Pero la guinda del pastel siempre es un buen aroma. Una persona que huela de forma embriagadora, desata en mí un sinfín de sensaciones.

ACEITE MASAJE SHUNGA APHRODISIA- Sexboutique tu tienda de adultos - SexShop - Tienda EroticaY teniendo en mente esta sensación, me vinieron a la memoria esas notas dulces y  afrutadas que tengo al alcance de mi mano, en la estantería de mi habitación. Presioné la tapita negra para que saliese un poco y poder untármelo por mis sinuosas curvas. Mojada aún por la reciente ducha, apliqué muy lentamente el aceite sobre mi piel. Empezando por las piernas, fui subiendo poco a poco hasta llegar a los glúteos. Masajeé bien hasta que penetrase en cada poro de mis prominentes posaderas.

Me miré al espejo y me veía ahí, desnuda, con las piernas y el culo bañados de aceite y me dije “que bien me sienta la isla”. De nuevo, cogí el bote y derramé el aceite sobre mi piel, haciendo que se deslizara por mis pechos.  En un instante, se me vino a la mente: Matías, cómo olía ese chico…

Cogí el móvil como pude y comencé a grabar un video mientras vertía más de ese líquido dorado sobre los senos y frotaba la zona con cierto esmero, dedicándole unas palabras subiditas de tono al receptor del video.

Y cual no sería mi sorpresa, cuando siento una vibración que provenía de mi teléfono, (no seáis mal pensados) y al mirar la pantalla leo “llamada entrante; Matías”. La verdad, es que no podía ser más oportuno, “tendré que empezar a tomarme más en serio el tema de la telepatía”, pensé de forma inmediata.

Cuadramos hora y lugar, coincidiendo con el café que está a dos calles de mi casa. Después de veinte minutos de miradas, roces disimulados y sonrisas picantonas, nos decidimos a subir a mi piso. Una vez en el ascensor, me empotró contra la pared de éste y comenzó a besarme con efusividad. Noté su erección casi al instante clavándose en mi vientre mientras mis pechos eran aplastados contra su torso, la verdad.., es que no podría decir quién de los dos tenía más ansias del otro.  Abrí la puerta con prisa mientras él me abrazaba por detrás, besaba mi cuello y lo notaba duro en mis nalgas.

Y… ¿Qué pasó luego? Eso me lo reservo. Lo único que puedo contarte es que el perfume de feromonas que me puse antes de salir de casa, junto con el aceite de después de la ducha, hizo el efecto deseado, superando incluso las expectativas que tenía sobre ellos.

Nos leemos pronto pillines.

Besos, Valentina.

Valentina Cross - SexBoutique - Tienda Erotica - SexShop

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

replicas de relojes replicas relojes replicas Panerai

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies